La Lira de Apolo

jueves, octubre 27, 2005

Tarde lluviosa


Tarde linda, lluviosa, ventorrona, gris, preciosa. Las copas de los arboles se bamboleaban como si quisieran bailar no se que ritmos latinos de esos que tanto se han llevado este pasado verano. El ruido de las ramas era una maravilla, musica sin duda. Me he quedado un buen rato frente a ellos viendo como se movían al ritmo que les marcaba el viento y oyendo las hojas pegar unas contra otras.

Y luego lo mismo con las nubes marchando como si tuvieran prisa para no llegar tarde a no se que cita extraña.

Me he sentado luego en el coche y he dejado pasar el tiempo y viendo y oyendo como las gotas de agua golpeaban y resbalaban por los cristales.

Y ahora veo moverse desde mi ventana los cables y como gotea la lluvia ya noche cerrada con la tenue luz del farol que se encuentra justo enfrente a mi balcón y proyecta los junquillos que separan los cristales en la pared que queda a mi derecha dejando ver también mi silueta negra como una sombra chinesca que casi no es, mientras los sonidos del Quadrophenia de The Who llena toda la estancia y no deja indiferente el alma.

sábado, octubre 22, 2005


Como era de esperar, la noche fue corta. He salido muy temprano, ya no podia estar mas en la cama. He cogido el "cuatro latas" y la he llevado a su trabajo. Mientras caminabamos hasta el aparcamiento disfrutaba de la noche ahora, porque la mañana aun era noche. He mirado al cielo bajo el paraguas y la lluvia me ha mojado la cara. Y las gafas se han convertido en un caleidoscopio multiplicando las imagenes de los edificios y la oscuridad de ese cielo que se adivina sin verlo, nublado.

Me he sentido agusto, soy un ser nocturno. Ella me ha mirado y aunque preocupada un poquito porque aun la "tecnica" no habia dicho si o no, eso seria un poco mas tarde, me ha sonreido porqque sabia que estaba disfrutando del momento, de la vida, de esa mañana , que aun no era tal acaso por culpa de la luz.

El motor no se ha echo de rogar, obediente a arrancado a la primera y el viejo coche ha tomado el amino de subida hasta lo mas alto de la ciudad. Bamos dejando las almenas atras, una tras otra y cuando ya la altura de la ciudad es lo suficiente, la niebla hace su entrada triunfal y ya nos acompañara por las calles estrechas de una ciudad que se ha quedado parada en el siglo XV y que ve pasar seres y artilugio del siglo XX.

¡Cielos! que maravilla. Recorrer esas calles ahora a la luz de los faroles porque el rey Sol aun no ha hecho aparicion. Como me gustaria perderme durante un tiempo mas y esperar a verle salir ahi arriba. Pero tennia que salir de dudas y ver si seria un dia maravilloso, o por el contrario seria un dia nefasto y por ende un fin de semana horrible.
Asi me dirigi a mi lugar de trabajo, aunque hoy no me tocaba.

La tecnica dijo si.

Ahora podre ver salir el sol como queria. Y alli entre la niebla se ha ido haciendo la luz poco a poco y me ha pillado en lo alto del vetusto recinto amurallado.

Ha sonado el telefono.

Era ella desde su trabajo.

¡Si bien! ¡Todo esta bien, empieza un gran fin de semana!

jueves, octubre 20, 2005

Dedicado a quien amo. (Preterito imperfecto)

Nuevamente me perdi en medio de la ciudad disfrutando del ruido, del bullicio del trafico, de las conversaciones de la gente y en medio de todo, el piar casi frenetico de los pajaros en las copas de los arboles del parque.
Luego la lluvia se hizo cada vez mas intensa y ahora era el ruido del agua sobre los paraguas, sobre el alfalto, sobre las baldosas ocres y blancas del parque.

Pero parecia que a la gente no incomodaba para nada ese agua, debe ser quizas porque al hacer tanto tiempo que no vemos llover en esta tierra, hasta daba gusto pasear bajo ella. Porque nadie corria ni apresuraba el paso.

He deambulado de un lado a otro en mitad de la urbe y asi durante dos horas que me han parecido unos minutos solamente.

Y he mirado al cielo y he visto como el viento lleva las nubes grises y otras vuelven a ocupar su lugar. Y la lluvia generosa sigue cayendo.

Luego he recordado que aquel libro no....
No, mejor, he descubierto que ese libro no lo compre.
Y me ha llenado el corazon de una increible sensacion de agrado, reconocer esa letra que ha permanecido oculta tantos años.

Aun produce emocion, en mi ese trazo.

martes, octubre 18, 2005

Esta es una de esas ncoches de luna llena que da gusto perderse en campo abierto y contemplar las nubes iluminadas por su luz maravillosa,

Me habria perdido y pasado las horas muertas mirando al cielo. Un cielo con nubes como esas que gustan poner en ciertos comics o tambien en peliculas goticas. Un cielo no totalmente nublado
sino salpicado de nubes pero dejando grandes claros y la luna jugando con ellas ofreciendo mil imagenes preciosas.

Parar el coche en mitad del campo solitario en una carretera a ninguna parte o quizas a un sitio al que no quisiera llegar aun.

Escuchar cosas tan dispares como Mike Pinera o Lluis Llach. Porque todo es musica al fin y al cabo. Y Perderse bajo las luces que flotan colgando de esa linda boveda celeste (Zeleste).

Podria parecer que se trate de un ser totalmente rural y amante de los grandes espacios libres. Pero no tal, este es un ser totalmente urbano qu disfruta perdiendose en el asfalto de la ciudad o paseando entre edificios que a veces quizas no dejan ver esa maravilla de luna que brilla esta noche.

Simplemente disfrutar de cada momento en cualquier lugar.